Manos puestas una encima de la otra

Las asociaciones de mujeres mineras se han convertido en una red de apoyo, atención y respuesta en emergencias de COVID-19

En medio de la cuarentena de COVID-19, 35 mujeres mineras y sus familias reciben alimentos y kits de limpieza financiados por contribuciones voluntarias de los ciudadanos.

voces

Países:

  • Carolina moncayo
    Especialista en Comunicación, Programa Nacional de Ecuador para el Manejo Ambiental y Manejo del Ciclo Vivo de Sustancias Químicas (planetGOLD Ecuador)

 

 

Azuay, Ecuador - Después de un viaje de siete horas, Marina[ 1 ] Llegó a Loja para recoger a su padre del hospital, para que pudiera pasar su tiempo de recuperación con ella y sus tres nietos, en Camilo Ponce Enríquez, provincia de Azuay, Ecuador. En el camino de regreso, Marina no pudo dormir. Su mayor preocupación era cómo equilibrar el cuidado de su hijo de tres años y su padre, que tiene más de 60 años, trabajando en el vertedero de minerales como minera minera. A pesar de esto, no perdió la esperanza de encontrar entre los restos de las minas suficiente material para vender y cubrir las necesidades del día.

El martes, fue a la cooperativa para pagar, como lo hace todos los meses, la cuota del préstamo con el que construyó su casa. Al llegar al vertedero de minerales, se le informó que no podía entrar, que había llegado un virus al país y que todas las actividades se suspenderían indefinidamente.

 

“Así empezó todo y parecía una pesadilla. Lo que me preocupaba la noche anterior ya no importaba. Por primera vez en mi vida, me quedé en blanco, no sabía a dónde ir, no podía ir a ningún lado. Todo el tiempo que pensaba, hoy volveré a casa con las manos vacías. Marina

 

Dentro de sus limitaciones, Marina y sus hijos buscaron un espacio adecuado para el abuelo, debido a su edad y estado de salud, debe tener el menor contacto posible con otras personas. Todos los días la angustia aumentaba, mientras que las porciones de comida en cada plato disminuían.

Una semana después, Marina cuenta cómo su rostro se iluminó cuando uno de los líderes de su comunidad llamó y le dijo que le darían comida y suministros de limpieza en los próximos días.

Al igual que Marina, esta iniciativa apoyó a 35 mujeres de Ponce Enríquez y sus familias, 150 personas en total con recursos limitados, incluidos ancianos, discapacitados y niños pequeños, como resultado de la solidaridad de personas de diferentes áreas del país.

 

 

Con el fin de garantizar y coordinar la entrega de donaciones, el Programa Nacional de Químicos, un planetGOLD El proyecto asociado del Ministerio de Medio Ambiente y el Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables, la asistencia técnica del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, ofrecieron su apoyo. De esta forma, con los fondos recaudados, el proyecto gestionó la compra de insumos a comercios locales promoviendo el desarrollo comunitario y coordinó la distribución con la Dirección de Acción Social del Gobierno Autónomo Descentralizado de Camilo Ponce Enríquez, quien entregó los productos a cada familia.

“Este es el resultado de muchas personas trabajando juntas. Las asociaciones de mineras mineras son una red de apoyo, atención y respuesta. Este tipo de iniciativa nos hace sentir fuertes y acompañados, y nos permite enfrentar los desafíos que tenemos en el sector minero con condiciones mucho mejores ", dijo Eliana Paltán, líder de la Asociación" Rumi Kuri "(Piedra Dorada).

Mario Rodas, Coordinador del Programa Nacional para el Manejo de Químicos, destacó que “La solidaridad es esencial para que las comunidades mineras enfrenten desafíos tan grandes como la pandemia actual, especialmente porque tienen un alto grado de vulnerabilidad debido a los riesgos para la salud asociados con el uso de mercurio en actividades mineras no industriales ".

Proteger la salud y cuidar el medio ambiente.

Camillo Ponce Enríquez, Portovelo y Paquisha, lugares donde la minería artesanal y en pequeña escala está en continuo desarrollo. El sector minero emplea a un gran grupo de la población en estas comunidades. El Programa Nacional para el Manejo de Químicos, activo en esas áreas, busca eliminar dos toneladas de liberaciones de mercurio vinculadas a las actividades mineras no industriales mencionadas anteriormente, y salvaguardar el agua y los recursos naturales de los que dependen las comunidades. La gestión adecuada de los productos químicos y los desechos de las actividades productivas reduce los riesgos para la salud humana y el medio ambiente.

[1] Nombre ficticio

 

Este artículo fue publicado originalmente el 5 de mayo de 2020 por PNUD Ecuador

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA